Intranet
FEAPS Castilla y León celebra su VI Encuentro de hermanos en Salamanca

FEAPS Castilla y León celebra su VI Encuentro de hermanos en Salamanca

en Noticias
Por sexto año consecutivo los hermanos de personas con discapacidad han demostrado que tienen ganas de trabajar y comprometerse con el futuro de sus hermanos, tanto en el ámbito familiar como en las entidades en el VI Encuentro de Hermanos de Personas con Discapacidad Intelectual bajo el título "Nuestro reto es la inclusión" celebrado en la Universidad Pontificia de Salamanca.

El Encuentro reunió a 160 hermanos de 16 entidades federadas y fue inaugurado por José Manuel Alfonso Sánchez, Vicerrector de Ordenación Académica y Calidad, José Gómez, presidente de Asprodes, Cristina Klimovich, concejala del Familia e Igualdad de Oportunidades, y Juan Pérez, presidente de FEAPS Castilla y León quienes animaron a los presentes a trabajar por el futuro de sus hermanos.

En esta línea hubo citas de ánimo y aliento porque los hermanos no están solos, “Salamanca es una ciudad integradora y para nosotros es fundamental el apoyo del entorno más cercano”, destaca Klimovich, quién animaba también a compartir trabajo con ocio en la ciudad de Salamanca. Un encargo mucho más retador fue el lanzado por Gómez que les pedía “participar activamente en los homenajes que este año habrá en muchas asociaciones para celebrar este 50 aniversario de la Confederación y de seis asociaciones más de la comunidad porque ellos han hecho posible que hoy estemos aquí y vosotros tenéis el encargo de seguir construyendo los próximos 50”. Y reiterando palabras de animo y gratitud por el buen trabajo que los hermanos realizan, Juan Pérez, obsequió a los presentes con “un elemento más de unión, una banda sonora que pone ritmo, armonía y, como buena música que describe nuestro devenir, evoca recuerdos, provoca sensaciones, y sobre todo, hacer vibrar e impulsa a moverse”.
La parte más congresual comenzó con una charla a cargo de Lars Bonell bajo el título “Todos unidos haciendo posible la inclusión” que contextualizo el modelo de familia y de relación en el que debemos movernos y animó a los presentes a trabajo bajo la premisa “llenemos Salamanca de cabeza y corazón”.
Por lo tanto, con una mesa inaugural tan potenciadora de acción y un ponente breve y conciso la jornada de talleres fue eminentemente fructífera. Los grupos de debate tuvieron un denominador común, la inclusión bajo la perspectiva del entorno, de la educación, del ocio y deporte, de la autodeterminación y del empleo. Las conclusiones de los talleres tuvieron un primer impacto en la puesta en común y, lo realmente importante, se desarrollará en cada una de las entidades que comenzarán a trabajar en esas líneas para que realmente existan los cambios.
En esta línea de trabajo en equipo y de acción, el Encuentro fue el escenario elegido para la puesta de largo del Manifiesto de los Hermanos, fruto del trabajo de los hermanos de Salamanca que compartieron con el resto de hermanos de la comunidad para pronunciarse bajo una sola voz. El Manifiesto se caracteriza por dos elementos claros: el apoyo y solidaridad a las comunidades autónomas que más recortes están sufriendo y el llamamiento a recuperar el carácter reivindicativo que tuvieron las asociaciones en sus orígenes.


Y, como imagen vale más que 1000 palabras, el manifiesto se completó con una pequeña acción de visibilización y de inclusión en la plaza Mayor de Salamanca pidiendo más inclusión y justicia social.